Testimonios

Joel Serrano (curso 2019-2020)

Estimado profesor, le envío mi opinión sobre el máster:

Llegué a este máster gracias a la recomendación de un antiguo alumno (Luis Alberto Iglesias Gómez). Tan buenas fueron sus referencias que me animé a escribir al director del máster para preguntarle por la posibilidad de cursarlo, siendo mis estudios previos graduado y máster en filosofía. Desde el primer momento, la atención y la amabilidad fueron inmejorables y las
facilidades máximas.


Acabado ya casi el año escolar, tengo que decir que el Máster en Economía de la Escuela Austriaca ha sido, con diferencia, la mejor y más apasionante experiencia intelectual que he disfrutado en mi vida. El contenido y la calidad del Máster ha superado con creces mis expectativas, a pesar de que estas eran ya muy altas cuando decidí matricularme. Por si fuera poco, la calidad humana y profesional de los profesores es algo difícil de explicar con palabras, de hecho, es algo que me llega a emocionar.


Por otra parte, la situación vivida por culpa del coronavirus no ha hecho sino mejorar y completar la flexibilidad de este curso. La facilidad con la que todos nos hemos adaptado a las nuevas tecnologías y hemos continuado el desarrollo del máster de forma virtual ha sido espectacular. De hecho, creo que si en el futuro se ofreciera la posibilidad de combinar la educación presencial con la virtual esto facilitaría que muchos jóvenes de todo el mundo pudieran cursar el máster, lo que redundaría, sin duda, en beneficio de la universidad y, especialmente, de la Escuela Austriaca de Economía.


Otra perspectiva que ha resultado muy interesante, para un alumno español como soy yo, ha sido el hecho de compartir estudios con un elenco de alumnos de primer nivel procedentes de todas las latitudes (1 norteamericano, 1 belga, 3 chilenos, 2 brasileños, 1 chino, 1 ecuatoriano y 3 españoles, a los que hay que añadir otros alumnos que estudian el máster de forma parcial).


Ha habido, además, eventos que en parte son ajenos al Máster, pero absolutamente relacionados, como el Congreso de Economía Austriaca organizado por la universidad, y algunos otros de ámbito más personal, que han elevado aún más el nivel de la experiencia que hemos podido disfrutar los alumnos durante el presente año.


En definitiva, mi total agradecimiento y admiración hacia todos los que lo han hecho posible.


Un cordial saludo
Joel Serrano


Emilio Eiranova (curso 2019-2020)

Lo que más hay que destacar del Máster de Economía Austriaca es que colma todas las expectativas teóricas y prácticas que puedan tenerse a la hora de elegir hacer un máster. Los profesores que lo imparten dominan totalmente la asignatura. Además, a lo largo del máster, se discute y estudia una extensa bibliografía sobre los autores de la Escuela Austriaca. En la metodología expositiva, en la que se combinan el estudio, la exposición y el debate, el alumno obtiene referencias de todo tipo sobre el lugar que ocupa la Escuela Austriaca dentro de la historia del pensamiento económico, además de los argumentos con los que defiende posturas metodológicas, de política económica, sobre análisis y fundamentos de la economía.

Pero, incluso, las expectativas prácticas sobre el máster son, aún si cabe, mayores a las teóricas. A lo largo del curso al alumno se le dan claves, ideas y actitudes que le servirán en cualquier faceta práctica que tenga o vaya a tener profesionalmente. No existe un máster en la Universidad española del que el alumno pueda salir tan beneficiado para su vida.


Pablo Yusta (curso 2019-2020)


El Máster de Escuela Austriaca me ha cambiado la vida.


En primer lugar, quería resaltar la profesionalidad y la calidad de los profesores. Es muy positivo encontrarse con gente tan comprometida con la buena práctica y realización de un Máster que trata sobre una escuela de pensamiento tan poco seguida a nivel mundial. Además, han demostrado diariamente su pasión por las asignaturas que imparten y su alta capacidad de adaptación cuando, en momentos complicados de cuarentena, han continuado impartiendo sus clases y prestándonos cualquier tipo de ayuda que estuviese a su disposición para facilitarnos el correcto seguimiento de las mismas. Mi más sincera enhorabuena.

En segundo lugar, tengo que decir que este Máster tiene un gran valor añadido: los alumnos. Los debates en clase adquieren una gran profundidad y, perspicazmente, suelen salir nuevas ideas que originan interesantes líneas de investigación. Me he encontrado con compañeros que han acudido de otros continentes para estudiar este Máster y compañeros que ya han sido doctores en alguna otra especialidad; lo cual demuestra la gran calidad humana que se vive en esa micro-atmósfera que crea este Máster.


Y en tercer lugar, quiero explicar eso de que “El Máster de Escuela Austriaca me ha cambiado la vida”. Bien, yo estudié Economía y Finanzas en la Universidad Autónoma de Madrid, por lo tanto, prácticamente tan solo conocía el enfoque neoclásico en la economía. Lo mismo puedo decir en el enfoque de las Finanzas. Sin embargo, estudiando este Máster, lo que me ha ocurrido no ha sido solo que he comprendido que esas teorías no representaban correctamente realidad, sino que he aprendido a pensar. Sí, ahora ya no confío en las personas que llenan de ecuaciones una pizarra, para que los alumnos las copien a toda velocidad y luego sean evaluados para así, llegar a ser buenos economistas. Creo, que antes de eso, hay que reflexionar sobre el tema que se quiere tratar y actuar siguiendo una metodología acorde.

Por último, quiero agradecer a todas las personas que han formado parte de este gran curso académico. Es una gran suerte haber estudiado el Máster. Y, por supuesto, quedo a su disposición para cualquier tema relacionado con futuras ediciones de Máster. Sin más, no me cansaré de recomendarlo. Gracias.